viernes, 28 de julio de 2017

Reflexiones (II)

«La vida es como un juego de cartas. La mano con la que juegas es el determinismo, la forma de jugar es el libre albedrío»
Jawaharlal Nehru (1889-1964), político hindú.



I.

No creer en el determinismo biológico me parece tanto como no creer en la reducción de la biología a la física. Ya muchos físicos de profesión lo reconocen: nuestro origen evolutivo es fruto de un proceso termodinámico natural determinista. ¿Y cómo podría de un proceso mecánico (macroscópico) natural emerger algún tipo de verdadera libertad? Negar que nuestro destino está marcado por nuestra biología es como negar que el proceso evolutivo sea algo natural capaz de reducirse a la mera mecánica. Y es cierto que los procesos caóticos hacen complicado prever los detalles de la conducta individual y social, pero indudablemente de fondo siempre está y estará (estadísticamente) el mandamiento natural de producir y consumir energía al máximo ritmo posible. Es la esencia del mundo y no creo que el hombre esté por encima del propio orden natural. Pero bueno, nuestro optimismo instintivo y nuestro egocentrismo siempre nos dará esa vana esperanza de "salvación" que tanto nos ciega (y que tanto necesitamos)...


II.

Hay una famosa cita célebre del Hindú Jawaharlal Nehru que expresa muy bien mediante un símil las propuestas de la psicología evolucionista sobre el tema del determinismo: «La vida es como un juego de cartas. La mano con la que juegas es el determinismo, la forma de jugar es el libre albedrío». Porque el ser humano hará con su mano lo que pueda, pero las cartas ya están echadas (biológicamente) desde que hace unos pocos millones de años surgiera evolutivamente el género Homo en la Tierra. Y es que nuestra fisiología ha cambiado muy poco (casi nada) desde que hace 250.000 años surgiera el Homos sapiens, y hace 35.000 literalmente nos comiéramos al Homo neanderthalensis llevándolo a la extinción. Negar que el hombre posee una inevitable esencia depredadora  es ignorar nuestro origen evolutivo, nuestra prehistoria, y nuestra historia.


III.

Ayer en A3 noticias llegaron a mencionar que el automatismo iba a destruir muchos millones de trabajos al corto plazo(nombrando correctamente a traductores, transportistas en general, reponedores y dependientes), pero luego afirmaron alegremente que no pasa nada porque otros muchos millones se crearían. Esperé con interés por si comentaban que tipo de trabajos serían esos nuevos: evidentemente no explicaron nada a parte de mencionar de manera inefable que nos dedicaríamos a la ciencia y el arte. Por favor, como si el 50% de la población se fuese a poner a investigar y sacarse el doctorado cuando no son capaces de levantar la cabeza de Sálvame Deluxe.

El optimismo humano no tiene límites, y en lugar de hablarse claramente ya de la RBU (Renta básica universal), aún nos enfrascamos en la ilusión de que una vez que la inteligencia "artificial" supere en eficiencia a la humana, estos miles de millones de personas desplazadas de sus trabajos todavía tendrán algún nicho al que emigrar.


IV.

Dijo el afamado físico Viki Weisskopf que: "No hay en la Naturaleza verdaderos sistemas de una sola partícula, ni siquiera sistemas con unas pocas partículas. [Que]La existencia de infinitos pares de partículas virtuales y las continuas fluctuaciones de creación y aniquilación en el vacío demuestran que los días donde se podía creer en la existencia de un supuesto número finito de partículas reales han terminado". Leyendo estas cosas no me extraña que los físicos repudien a los filósofos; si no fuese por el embrollo matemático éstos les acabarían quitando el trabajo. 


V.

Cuando un concepto es ambiguo o complicado de definir en un alto nivel de abstracción, a veces es útil reducir el mismo a un nivel más bajo. Esto es precisamente lo que ocurre con el concepto de inteligencia y su relación con la idea de máquinas inteligentes. Para llegar a entendernos se debe reducir este concepto tradicionalmente tratado a nivel psicológico a un nivel biológico, entendiendo por inteligencia entonces al conjunto de conductas (complejas) que favorecen evolutivamente la supervivencia y supremacía de la especie que la posee sobre las que no. Pero si bajamos además del nivel biológico al físico, se puede entender como inteligencia al conjunto de movimientos mecánicos que maximizan en cada momento y circunstancia el consumo de energía libre sobre aquella dinámica que no presenta dicha propiedad.

En el caso biológico aún no queda claro (y en el psicológico menos) como un artefacto no orgánico puede encajar en cualquier concepto imaginable de inteligencia; pero en la reducción física ya sí que es posible. Una estructura material es más "inteligente" cuanto más eficiente es en igualdad de condiciones ambientales a la hora de consumir energía libre por unidad de masa.

Y el hecho precisamente de que las máquinas vayan a quitarnos en un futuro próximo todo el "trabajo" (precisamente un concepto con unidad de energía en ciencias físicas), es porque serán en general más "inteligentes" que nosotros: lo cual significa simplemente que serán más eficientes que nosotros a la hora de consumir energía para producir cualquier bien o servicio. Una sola máquina "inteligente" producirá complejos recursos que requerirían en igualdad de condiciones de cientos de personas trabajando en ello; lo que supone que consumirá (para producir) energía por unidad de masa a un ritmo cientos de veces mayor que el humano medio...y para eso hace falta ser muy (muy) inteligente ;).