jueves, 23 de octubre de 2014

Carlos Belmonte hablando sobre la ilusión del libre albedrío


Carlos Belmonte (Albacete, 1943) fue fundador del Instituto de Neurociencias de Alicante (CSIC-UMH), que dirigió entre 1989 y 2009, y ha estudiado en profundidad los mecanismos responsables del dolor. La semana pasada recibió la distinción de Maestro de la Lección Magistral Andrés Laguna 2014, que otorgan la Universidad de Alcalá y la Fundación Lilly, y realizó un repaso a las últimas décadas de la neurociencia en España. Desde su conocimiento del pasado, tampoco rehuye hacer predicciones sobre el futuro en el que ve la neurociencia como una fuente de conocimiento que transformará nuestra manera de entender el dolor, la vida después de la muerte o la culpa.

Os paso a continuación un enlace a una entrevista que ha realizado para el diario El País: http://elpais.com/elpais/2014/10/21/ciencia/1413885358_297991.html

Es una entrevista muy interesante, donde Carlos Belmonte comenta que nuestro concepto de libertad es una ilusión, y que estamos condicionados:

"El concepto de libertad es una ilusión sostenida entre los seres humanos que se basa en que las probabilidades de realizar un acto diferente son tan altas que, en este momento, es imposible predecir lo que va a hacer alguien. Porque son 85.000 millones de neuronas, multiplicado por 1.000 conexiones de media por neurona. Las posibilidades son casi infinitas, pero son finitas, así que al final se va a poder hacer algo que se parecerá extraordinariamente a la actividad de un ser humano.Nuestro concepto de libertad es falso. Estamos condicionados. La consciencia es menos del 10% de nuestra actividad cerebral en un momento determinado. Ahora se está estudiando mucho cómo se producen las decisiones y es evidente que la decisión está tomada mucho antes de que tú la conozcas conscientemente y la expliques. De hecho, cuando se modifica artificalmente una decisión, el sujeto la explica igual. Nosotros explicamos a posteriori las decisiones que adopta nuestro cerebro basándose en la memoria, en las emociones y en toda una serie de datos que se procesan de una manera inconsciente.
Ese es el mérito de Freud, que fue capaz de hablar del inconsciente como un elemento fundamental en la manera de funcionar de los seres humanos. El cerebro es una maquinita hecha para facilitar nuestra supervivencia y todo lo que llamamos procesos mentales complejos en realidad no son más que maneras de analizar los datos, la información y adoptar una información que siempre tiene unos componentes de supervivencia críticos, ya sea nutrición, sexo o cuidados de las crías, de los que no somos conscientes."

La entrevista merece mucho la pena ser leída. Espero que os guste.

Un saludo.


1 comentario:

  1. Me ha gustado la entrevista, y también tu entrada.Estoy completamente de acuerdo contigo. Como hay conceptos muy importantes en justicia que se pondrán patas arriba, tardaremos en ver como las neurociencias se meten en los tribunales, pero acabará pasando. El dualismo imperante en la psicología ha llenado los libros de texto de palabrería inútil. Un saludo

    ResponderEliminar